Camino nuevo Picaña

La subsanación de las patologías de las viguetas del inmueble es reforzar mediante elementos metálicos las viguetas dañadas, en mayor o menor nivel, previo saneamiento de cada vigueta afectada. El refuerzo puede ser mediante perfilería metálica ( IPE, HEB, etc ).
El proceso de reparación de forjados construidos con viguetas con aluminosis, comienza con la demolición de los falsos techos para poder descubrir la base de dichas viguetas. Si están en mal estado y se ven las armaduras de las viguetas aluminosas, primero se elimina el hormigón fisurado o meteorizado, se limpian las armaduras con cepillos metálicos, y se pasivan para que el óxido no siga afectando a las armaduras metálicas ( corrosión ).
Se regenera la superficie de las viguetas con morteros reparadores, y se colocan las placas de anclaje del refuerzo. Este refuerzo se puede realizar con distintos sistemas expuestos, los más utilizados actualmente, y el Sistema con Perfiles de acero Normalizado, (IPE, IPN, HEB), una vez colocadas las placas se monta el refuerzo, y se retaca la unión de la viga con aluminosis y el refuerzo colocado.
Posteriormente se han de ignifugar las viguetas que se han colocado para darle una estabilidad contra el fuego. Este trabajo se puede hacer de distintas formas y materiales aislantes, las más utilizadas son la Proyección de lana de roca o la Proyección de Perlita. Por último se realizan los trabajos de acabados, como son la colocación de los falsos techos, y posterior pintura y revestimientos.